0

“We believe”? No, thanks

Xesús Serrano - 30/09/2009 05:26

Turbias bajan las aguas que llegan a la bahía de Oakland, allá donde residen los Golden State Warriors. Limpiar todo lo sucedido en estos últimos días cerca del Golden Gate resultará más que complicado.

Si es que se consigue, claro. Y es que resulta un mal negocio que tus jugadores sean pesimistas antes del inicio del curso, más aún cuando sus declaraciones llenan los titulares en los medios.

Qué lejos quedan algunas imágenes (Rocky Widner/NBAE via Getty Images)

Qué lejos quedan algunas imágenes (Rocky Widner/NBAE via Getty Images)

El primero fue Stephen Jackson. Anunció a los cuatro vientos que deseaba ser traspasado a un equipo con mayores aspiraciones, lo que le llevó a ser multado con 25.000$ por la NBA. Había quien pensaba que daría marcha atrás durante el Media Day de los Warriors, mas sus palabras sonaban bastante diferentes:

Siento lo mismo que antes. No me preguntéis de nuevo si no queréis que me sancionen otra vez [...] Cada año perdemos algo de lo que ayudaba en mi espíritu competitivo: Baron, Jason, Al,… [...] Pese a mis palabras, jugaré como si no las hubiese pronunciado [...] Desde la victoria ante los Mavs, hemos dado pasos atrás, y no pienso que hayamos progresado este año [...] La defensa ha sido un gran problema. Yo no puedo defender a todos los jugadores del equipo contrario, así que debe ser uno de nuestros objetivos

Para rematar el entuerto, nadie mejor que Monta Ellis.

Tras perderse el inicio de la temporada pasada al estar recuperándose de un accidente de moto que intentó ocultar a la franquicia después de renovar por 6 años y 66 millones, se especula sobre quién ocupará el último lugar en el quinteto titular, puesto que Stephen Jackson, Andris Biedrins, Anthony Randolph y el propio Ellis parecen fijos. Las dudas llegan en el último puesto que podría ser para el novato Stephen Curry, Kelenna Azubuike o incluso Anthony Morrow. Curry ha sido protagonista de numerosas columnas sobre su potencial y su importancia en el futuro del equipo, pero Monta ha dejado claras sus preferencias:

  • ¿Te ves jugando con Curry en el backcourt?
  • No puedo. No puedo responder a esa pregunta. ¿Nosotros juntos? No
  • ¿Por qué no?
  • No podemos
  • ¿Por qué?
  • Simplemente, no podemos
  • ¿Demasiado bajos? ¿Demasiado parecidos en el juego?
  • Simplemente, no podemos
  • ¿Te das cuenta de que en el equipo dicen que sí podéis?
  • Dicen que podemos, pero no podemos
  • ¿No quieres dar al menos una oportunidad?
  • Sólo quiero ganar, y no lo vamos a hacer de esa forma
  • Terminaba explicando su punto de vista:

    No puedes poner en cancha a dos “bajitos” e intentar jugar frente a escoltas altos. Simplemente, no puedes. Sí, conseguiremos ser rápidos, pero habrá ocasiones en que el ritmo de juego sea más lento

    Hace un par de horas, Don Nelson intentaba calmar la situación:

    No ha dicho nada que sea falso. Habrá situaciones en las que será muy difícil que puedan jugar juntos

    Eso sí, para dar un poco más de morbo, Morrow fue quien ocupó junto a Ellis el sitio en el quinteto titular.

    Don Nelson, junto a Chris Mullin y Tim Hardaway (Jon SooHoo/NBAE via Getty Images)

    Don Nelson, junto a Chris Mullin y Tim Hardaway (Jon SooHoo/NBAE via Getty Images)

    Se encuentra Nelson también en una situación complicada. Tras poner en el disparadero hace más de 20 años a los Warriors, salió del equipo tras una agria polémica con Chris Webber, en lo que fue el inicio de una enorme travesía en el desierto -hasta 12 temporadas consecutivas con más derrotas que victorias- para los de California, y volvió como salvador en el 2005.

    El curso parecía llevar el mismo tono gris de años anteriores hasta la llegada de Stephen Jackson y Al Harrington desde Indiana, lo que supuso un cambio radical. Una defensa agresiva y efectiva complementaba un ataque demoledor que finalizaba la regular season con una espectacular racha de victorias, continuada en la gran sorpresa ante los Mavs en primera ronda.

    La restricción de gastos llevó a que Jason Richardson fuese traspasado a Charlotte y el equipo se quedó fuera de los Playoffs un curso después pese a lograr 6 victorias más -hasta 48- que el año anterior.

    La temporada pasada empezó mal, con la baja de Ellis, y todo fue un camino de espinas, con discutidas decisiones en la gerencia y una plaga de lesiones a lo largo del curso. Todo eso no impidió que Nelson ampliase su contrato hasta el 2011, cobrando 12 millones por 2 temporadas más, habiendo declarado en los últimos días que a la finalización de ese contrato “trabajaría gratis un año más en la franquicia”.

    Y es que, como dice Biedrins, es difícil recordar la última vez que las aguas bajaban calmadas en los Warriors.

    ¿Existe algún motivo para pensar en el “We Believe“?

    No hay contenido relacionado.

    Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

    Déjanos tu opinión

    Debes acceder para dejar un comentario.