1

La inquietante amenaza del impuesto de lujo

Xesús Serrano - 27/11/2009 13:10

Es bien sabido por cualquier aficionado a la NBA que los equipos tienen dos limitaciones a la hora de realizar fichajes, el tope salarial y el impuesto de lujo. Esta temporada, la segunda barrera puede condicionar de forma notable la forma de operar por parte de muchas franquicias, dentro de lo que es una situación sin parangón en los últimos años. Veamos los motivos, múltiples y variados, tanto como la pasta que se deberá pagar a la NBA por superar la barrera del impuesto de lujo.

Por un lado, tenemos el tope salarial -salary cap-: cuando un equipo supera una cierta cantidad en los salarios de sus jugadores, sólo pueden optar a fichajes dentro de una serie de restricciones. A lo largo de los últimos años, son muy pocos los equipos que se encuentran por debajo de esta barrera, lo que hace que las posibles incorporaciones importantes veraniegas sean escasas si no es a través de traspasos.

Por otro lado, un límite cuya importancia ha ido creciendo a lo largo del tiempo, de forma proporcional al aumento de los salarios de la liga: la barrera del impuesto de lujo. Los equipos que superan dicha franja deben pagar una multa a la liga, consistente en dar exactamente la cantidad de dinero por la que superan esa cantidad. Es decir, cualquier nueva incorporación, a efectos prácticos, “cuesta el doble”, lo que ha llevado en los últimos años a todo tipo de traspasos que tendrían escasa explicación si nos centramos únicamente en el ámbito deportivo, realizados con la intención de reducir gastos de forma drástica. Veamos dos ejemplos recientes y diferentes formas de operar:

Rasual Butler tira en suspensión (Noah Graham/NBAE via Getty Images)

Rasual Butler, ya en los Clippers (Noah Graham/NBAE via Getty Images)

Rasual Butler era traspasado este verano junto a una cierta cantidad de dinero desde New Orleans hacia los Clippers, a cambio de una segunda ronda del año 2016 que sólo será efectiva bajo unas ciertas condiciones. ¿Por qué regalar así a un jugador que puede ser útil en la rotación? Butler tenía un año más de contrato, cobrando aproximadamente 3’9 millones de dólares, y los Hornets estaban por encima del impuesto de lujo. Eliminando esa “carga salarial”, los gastos se reducen en casi 8 millones de dólares si sumamos el sueldo y la multa. Además, la presencia de varios jugadores en la plantilla que podían ocupar su misma posición -Julian Wright, Morris Peterson, Devin Brown, Marcus Thornton, Peja Stojakovic o James Posey- hacía que su presencia fuese relativamente innecesaria, pese a sus más de 11 puntos de promedio la temporada anterior, a que había logrado saltar a la cancha en todos y cada uno de los partidos, o a que había realizado una brillante Summer League un mes antes.

Aún más notable fue el caso del traspaso de Kurt Thomas hacia los Thunder. Bueno, hacia los Sonics, que aún no habían cambiado el nombre. Steve Kerr envió a Thomas junto con 2 elecciones de primera ronda procedentes de los Suns -con la que consiguieron a Ibaka en el 2008 más la que salga de esta misma temporada- por una segunda ronda condicional, que sólo sería efectiva si los Magic acababan entre los 5 primeros de la liga -era una elección que los Sonics habían recibido por el sign&trade que hizo posible las cantidades que cobra Rashard Lewis en la actualidad-, algo que sucedió y por lo que los Suns consiguieron los derechos sobre Emir Preldzic, actualmente en el Fenherbace Ulker. Todo esto pasó porque el salario de Kurt era ligeramente superior a los 8 millones de dólares, lo que suponía una reducción de más de 16 millones en los gastos de los Suns. Evidentemente, todo tiene sus contraprestaciones deportivas, pues en Phoenix se quedaron sin rebote ni defensa interior y a mitad de temporada tuvieron que traspasar a Marion (y Banks, pero esto no fue precisamente traumático) por Shaq. Hay quien piensa que el traspaso de Thomas supuso el fin a las aspiraciones de anillo por parte de los Suns, pero eso es otra historia.

Es decir, que existen situaciones en las que un equipo entrega el contrato de un jugador para reducir drásticamente sus gastos. Sobre todo, en franquicias que están por encima de la barrera del impuesto de lujo -luxury tax-. Veamos la evolución de esa barrera en los últimos años, recopilados gracias a datos recogidos de Shamsports, ESPN (1, 2, 3, 4), NBA.com y MySanAntonio.com. Las cantidades del curso 2005-06 están redondeadas.

Temporada 2005-06

Franquicia

Pago

Knicks $37.200.000
Mavericks $17.300.000
Magic $7.800.000
Pacers $4.700.000
Grizzlies $3.700.000
Spurs $900.000
Total: $71.642.951

Temporada 2006-07

Franquicia

Pago

Knicks $45.142.002
Mavericks $7.204.968
Nuggets $2.022.418
Timberwolves $998.536
Spurs $196.082
Total: $55.564.006

Temporada 2007-08

Franquicia

Pago

Knicks $19.723.946
Mavericks $19.613.295
Cavaliers $14.008.561
Nuggets $13.572.079
Heat $8.318.879
Celtics $8.218.368
Lakers $5.131.757
Suns $3.867.313
Total: $92.454.198

Temporada 2008-09

Franquicia

Pago

Knicks $23.736.207
Mavericks $23.611.661
Cavaliers $13.707.010
Celtics $8.294.664
Lakers $7.185.631
Trail Blazers $5.899.356
Suns $4.918.136
Total: $87.352.665

Como vemos, han sido entre 5 y 8 las franquicias que pagaban esa tasa en estos últimos años. ¿Y qué puede ocurrir este curso? La situación es radicalmente diferente. Estos son los datos que tenían las franquicias hace escasamente 3 semanas, con pequeñas variaciones por algún corte de jugadores con contrato temporal:

Temporada 2009-10

Franquicia

Pago

Lakers $21.430.778
Mavs $17.891.715
Celtics $14.582.721
Knicks $13.510.463
Cavs $12.740.994
Jazz $12.628.586
Magic $12.165.267
Spurs $10.180.880
Wizards $8.731.726
Suns $5.622.091
Nuggets $5.372.562
Heat $3.947.172
Rockets $3.354.694
Hornets $3.331.809
Total: $145.491.457

Son hasta 14 franquicias, prácticamente la mitad de las que hay en la liga, las que superan la barrera del impuesto de lujo. La principal causa ha sido el inesperado recorte de ingresos en la liga como consecuencia de la crisis económica, que llevó a bajar las barreras del tope salarial para este curso sólo por segunda ocasión desde su implantación. Eso ha provocado que los contratos firmados anteriormente “se saliesen de madre”, por así decirlo.

En primer lugar, decir que esta situación es poco menos que el paraíso para los amantes de inventar hipotéticos traspasos, puesto que son muchos quienes abocados por los malos resultados podrían llegar a soltar lastre en las fechas anteriores al trade deadline, dejando apetecibles piezas de mercado para otros equipos que tengan posibilidades de llegar a lo más alto de la competición.

Sin ir más lejos, de aquí a febrero, podremos leer miles -qué digo miles, ¡cientos!- de rumores sobre posibles movimientos de los Cavs para que LeBron no abandone Ohio el próximo verano.

Entra en juego otro factor, el de los equipos que se encuentren por debajo del tope salarial. Recordemos que en un traspaso entre equipos que superan esa barrera, ningún equipo puede recibir en salarios más del 125% de los que tienen los jugadores que cede, pero esa regla cambia si uno de los equipos está por debajo de esa barrera, caso en el que únicamente debe cumplirse que siga permaneciendo por debajo de ese límite.

Por ejemplo, el caso más claro es el de Memphis Grizzlies: el curso pasado consiguió recaudar fondos gracias a hacerse con los servicios de Steve Francis desde Houston, Shaun Livingston desde Miami, Adonal Foyle y Mike Wilks en el traspaso de Lowry o Chris Mihm desde Lakers. Todas ellas, operaciones realizadas para que un equipo reduzca gastos y en la que los Grizzlies hicieron caja. La situación volvió a repetirse en verano: cobraron por intercambiar a Milicic y Richardson con los Knicks, y por conseguir a Stephen Hunter junto a una primera ronda procedente de los Nuggets.

La siguiente pregunta es obvia: ¿Cuáles son las franquicias que se encuentran actualmente por debajo de la barrera del tope salarial? Son únicamente 5: Oklahoma City Thunder, Sacramento Kings, Memphis Grizzlies, Portland Trail Blazers y New Jersey Nets. Como tampoco está mal hablar un poco de baloncesto, detengámonos unas líneas en cada caso

¿Qué tendrá preparado Presti? (Layne Murdoch/NBAE via Getty Images)

¿Qué tendrá preparado Presti? (Layne Murdoch/NBAE via Getty Images)

Sam Presti ha ejercido de prestidigitador desde su llegada a los Thunder, optando por una política de contención de gastos a la espera de poner toda la carne en el asador en el momento del salto de calidad de sus jóvenes componentes. Tras los buenos resultados que arrastran desde la llegada de Scott Brooks. Tienen casi 10 millones de margen por debajo del tope salarial y varias elecciones de draft procedentes de otras franquicias, ¿ha llegado el momento del all-in? Recordemos que el año pasado intentaron el fichaje de Tyson Chandler desde los Hornets, echado atrás al no superar la revisión médica, y este año tienen además un expiring alto con el contrato de Etan Thomas, por lo que no sería de extrañar que volviesen a intentar reforzar las posiciones interiores del equipo.

Sacramento es una de las sorpresas agradables de la temporada, con Tyreke Evans causando sensación y el equipo rindiendo a buen nivel incluso con la baja de Kevin Martin. Petrie no tiene ni mucho menos garantizada su continuidad en las oficinas de los Kings y Kenny Thomas en un expiring de casi 9 milones de dólares. También tienen carencias en la zona, con Hawes y Thompson como únicos jugadores con rendimiento constante, mientras Nocioni aparece como “4″ en ocasiones.

Los Grizzlies…, bueno, son los Grizzlies. Al llegar a un acuerdo para la rescisión con Iverson -difícil atreverse a decir que realmente su anuncio de retirada es definitivo- han logrado un poco más de espacio, pues Marc Stein comentaba que los más de 3 millones del acuerdo inicial se habían quedado en poco más de 400.000$ tras su corte. Resulta complicado pensar en refuerzos para los Grizzlies, mas sí en que pueden aparecer para recoger salarios de otras franquicias una vez más.

El caso de Portland Trail Blazers es especial. Pritchard había tejido un meticuloso plan con el que intentar romper el mercado en dos oportunidades, los pasados meses de febrero y julio. Sin embargo, toda la estructura que estaba montada saltó por los aires cuando Darius Miles conseguí volver a las canchas y su salario -eliminado de los cómputos tras ser considerado una baja crónica- volvía a entrar en las cuentas de los Blazers. Por ello, se multiplicaron sus gastos el curso pasado y no consiguieron tanto espacio salarial como les hubiese gustado este verano. Los fallidos intentos de contratar a Turkoglu o Milsap se convirtieron en el fichaje de un Andre Miller que todavía no sabemos si termina de encajar, puesto que, al menos de momento, está entrando en conflicto con el habitual control del estático que tenía un Brandon Roy lejos de sus mejores sensaciones durante las últimas semanas. Los expirings de Blake y Outlaw, junto con el valor de mercado que pudieran tener algunas de sus piezas jóvenes y con margen de mejora pueden convertirse en toda una bomba llegado el momento oportuno.

Por último, los Nets. Con escaso margen, sí podrían hacer una de esas operaciones a las que nos tienen tan acostumbrados los Grizzlies, pues recordemos que se encuentran en proceso de venta y sus resultados…, bueno, están intentando no batir el peor inicio de la historia de la liga, tampoco hay mucho más que decir.

En definitiva, hemos querido mostraros cuál es la importancia del impuesto de lujo en la liga, tanto recordando el pasado reciente como dejando cabos sueltos para posibles elucubraciones de mercado, puesto que las características de la estructura salarial esta temporada son algo radicalmente diferente a lo sucedido en años anteriores, y cualquier cosa puede llegar a pasar, desde una cascada de traspasos sin fin hasta un mercado gélido al haber muchos más vendedores que posibles compradores.

Contenido relacionado:

  1. Todos los traspasos del trade deadline: Where madness happens
  2. Greg Oden, las 5 renovaciones en la clase del 2007 y la escala rookie

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

1 comentario en “La inquietante amenaza del impuesto de lujo”

  1. Magnífico artículo, me quito el sombrero

Déjanos tu opinión

Debes acceder para dejar un comentario.